El derecho a la salud

La paradoja del Derecho a la Salud y su ineficiencia en los países pobres, para ejemplo baste un botón…Ciudad de México, julio del 2024. Un gobierno que quiere a su gente, pone en primer lugar ese momento de gran vulnerabilidad la enfermedad.

Antes un poco de contexto: ¿Qué es el derecho a la salud de acuerdo a la OMS Organización Mundial de la Salud?

El derecho a la salud constituye un derecho humano irrevocable y esencial, cuyo fundamento reside en la dignidad humana. Sienta sus bases en la Declaración Universal  de Derechos Humanos de 1948. La Salud es un derecho para todo ser humano, por lo tanto los gobiernos deben garantizar el acceso y cobertura de los servicios de salud integrados y de calidad, independiente a los determinantes sociales, es decir sin tener dificultades financieras. La salud de la población constituye un termómetro de vital importancia para medir el nivel de bienestar de una nación.

Una llamada el sábado ante pasado alrededor de las 2 de la tarde, y un accidente en casa, nos enfrentó a vivir en carne propia el estado en que se encuentran las instituciones públicas de salud en México:

Un peregrinar que inició a pedido de mi madre en cualquier institución de salud pública, Hospital General, Instituto Nacional de Rehabilitación, menos en el Issste del que es derechohabiente. Décadas de mal servicio (citas al especialista hasta de 5 meses, medicamentos que no están en su catálogo; doctores que no miran al paciente) hicieron mella en su percepción. Entonces para atender la caída que resultó en 3 fracturas complejas de la muñeca izquierda fuimos al Instituto Nacional de Ortopedia, conocido como (Xomali) esa es la estación del metrobús donde se encuentra.

Ahí después de varias horas, quizá un promedio de 6 horas; entre la atención de otras urgencias de otros pacientes; intentaron enderezar un poco los huesos que no solo se fracturaron si no que se salieron de su lugar. La revisión de algunos residentes (estudiantes de Ortopedia)  y un acomodo por aquí, un jalón por allá, y como música de fondo: la sentencia; no tenemos recursos (estamos trabajando con lo mínimo) le pusieron una férula, después de intentar acomodar los huesos no solo rotos, si no desacomodados. Y al checar en el sistema y ver que mi madre tenía Issste, el cobro de 1,500 pesos, por las placas y la férula y el medicamento para el dolor. No podemos hacer más, aquí no la podríamos operar si se necesitara una cirugía para acabar de unir la muñeca. 

Alrededor de las 10 de la noche ya en casa, mi madre continuaba con bastante dolor y una fractura que llaman compleja. ¿Qué hacer? ¿A dónde acudir? Investigamos con conocidos que conocían ortopedistas. Se les mandaron las placas que nos dieron los del INR Una cirugía de fractura compleja de muñeca como la que tiene mi madre, sale en 150 mil pesos. Empezamos a pensar en cómo juntar la vaquita entre la familia.

Alguien nos dijo vayan al Hospital de Tláhuac del Issste, son instalaciones nuevas, no está tan mal. Esa persona comentó que a un familiar  le había ido bien ahí, que atienden buenos traumatólogos (aunque hay poquitos)…Después nos dijo que a ese familiar lo habían operado rápido, porque por esas coincidencias que tiene la vida había conocido en la consulta privada a un doctor que conocía a la directora del Hospital de Tláhuac, si no lo hubieran tardado por lo menos de 6 meses a un año en operar. 

Otra persona dijo. No vayan al Darío Fernández (Hospital Issste) ahí se mueren. Y recordó al papá (chairo hasta la médula) de un amigo camarógrafo. Recordé al papá y a la mamá de una amiga, que fueron atendidos ahí, y que murieron rápido. Ya les tocaba dirían varios. Pero cuando el río suena agua lleva… Sin embargo conozco a alguien que le hicieron una cirugía extraordinaria después de un accidente en el que voló por las escaleras. No sé si es coincidencia pero su hermana es anestesióloga y su esposo doctor en el Darío Fernández. Además lleva como 5 cirugías más por juanetes, várices, ojos etc. 

Luego me enteró que a otra persona en otro hospital del Issste, por ser enfermera de la institución, la atendían no solo sin cita, si no que en caso de cirugía tenía un cuarto para ella sola. 

En este mismo orden de ideas no sé si sepan, pero en el Hospital 20 de noviembre del Issste. Solo atienden a funcionarios del gobierno. 

El que te atienda con rapidez y eficiencia no quiere decir que te vayas a salvar. Pero sin duda puede ayudar bastante.

Hago un paréntesis necesario en este intento de narración, que hilvana recuerdos. Hace ya 6 años también en el INR a la que escribe la atendieron después de alrededor de 3 meses de solicitar consulta en esta institución, porque harta de no recibir atención y sobre todo porque el dolor de mi hombro derecho era muy fuerte (manguito rotador averiado) es una especie de  instrumento giratorio, que desde el hombro, nos permite el movimiento del brazo. Me metí a la oficina de la Coordinadora de Atención al público de INR y le supliqué ayuda. Coincidió con que ella relacionó mi apellido con el de un pariente, no muy cercano en ese momento (y al que agradezco) que trabajaba ahí. A partir de ese momento todas las dificultades se solucionaron. Y mi hombro después de infiltrarlo quedó como nuevo…

Esa persona conocida ya no trabaja ahí (por si lo pensaron) 

Pero ¿por qué no me pudieron atender, esa vez, simplemente, porque soy un ser humano que traía mucho dolor?

Regresando a la historia de la muñeca con fractura compleja de 3 huesos. Finalmente decidimos ir al Issste de Tláhuac. En primer lugar porque mi madre es una guerrera, como muchas mujeres en el mundo: dotada con un umbral alto al dolor. Demasiado consciente de la situación económica de su familia, y que no está acostumbrada a meter en aprietos a nadie. Está acostumbrada a dar, no ha pedir. Y así como es mi madre, el primer día que tardaron en atendernos entre las primeras placas, y las revisiones, otros acomodos, y finalmente otra férula (pasaron 12 horas) había otras mujeres: Adultas Mayores, soportando como campeonas fracturas, muchas como problemas derivados de osteoporosis. Así lo dijo el jefe de Ortopedistas, ese primer día  que nos atendieron, las mujeres en México soportan muchas tareas domésticas, trabajos extenuantes fuera de casa, cuidado no solo de hijos, si no de nietos.

Efectivamente el Hospital es relativamente nuevo. Tiene buenas y limpias instalaciones, hasta papel de baño en los sanitarios, solo que con muy pocos doctores. Estuvieron atendiendo urgencias que ya tienen por colores. Rojo de vida y muerte, naranja urgencia que podría complicarse…verde, lo traduzco, como puede aguantar. Así estuvimos muchas horas, con medicamento para el dolor y a la espera. Le pusieron otra férula y acomodaron entre no sé cuántos ortopedistas o residentes. Las enfermeras/ enfermeros que nos mandaron literal a quejarnos con los asistentes de la Dirección, pasadas ya 8 horas. Nos dijeron que habían 2 ortopedistas titulados para  todo el hospital. Era ya domingo, la caída de mi madre fue el sábado. El área de servicio social comentó que no era porque fueran fin de semana, que hay muy poco presupuesto para contratar médicos.

Lograron acomodarle la muñeca a mi madre, nos dijeron que había 2 formas de abordaje ante un problema así. Uno intentar alinear con todo y la o las fracturas o hacer cirugía. El primero es más doloroso, pero es lo que hay ante la falta de presupuesto y el segundo el que hacen como rutina en los hospitales privados porque genera mayores ganancias…

Hace más de 20 años, uno de mis primeros trabajos fue precisamente en el Issste como asesor, inicié con mucho ánimo y pensé que efectivamente querían mejorar el Sistema de Salud de este instituto. Me mandaban a visitar clínicas y regresaba diciendo todo lo que faltaba y que no tendría que haber sido complicado reemplazar. Pues solo se trataba de darle mantenimiento, con los millones aprobados, pero no lo hacían. Vi que mis propuestas eran archivadas. Una de las situaciones que no me cuentan, porque las descubrí, fue que rompían cajas de medicamentos, para cobrar el seguro, llevarse algunas a farmacias particulares. Así como utilizar el dinero para remodelar los funcionarios sus casas particulares. Mientras las camillas y los aparatos urgentes para realizar tomografías, estaban descompuestos. En esa época era el PRI.

Luego en la Secretaría de Salud en el Área de Publicaciones, pude ver a doctores de base durmiendo, o comiendo quesadillas sobre los textos que tenían que revisar…Los

No se trataba de mucho análisis para darse cuenta de todo la corrupción. Prebendas, plazas heredadas, aunque no tuvieran las capacidades. Otra vez me pidieron hacer análisis, hacer propuestas. Lo mismo los Congresos, Foros a todo lujo, los doctores funcionarios yendo en aviones y hoteles de gran turismo. Mientras en las clínicas de salud, no había ni siquiera agujas para inyectar, ni el material básico. En esa época era el PAN.

“La promoción de la Salud toma cada vez mayor importancia para darle viabilidad a los procesos que buscan la superación de la pobreza en sus múltiples expresiones. En el marco del desarrollo social, la promoción de la salud pretende el logro del bienestar y la calidad de una vida individual, familiar y comunitaria reconciliando los intereses particulares con lo institucional y colectivo. Sin salud no puede existir el desarrollo de una nación” De acuerdo a la OMS.

Nos citaron de nuevo entre semana, hicieron nuevas placas y se decidieron a poner el yeso…Ese día no tardaron tanto. Mi madre se desmayaba por el dolor. Trabajo social me ayudó y salimos de ahí, en 3 horas y media. Ese día me tocó ver gente tirada en el piso: doblada por el dolor y cansada por la espera. Seguramente a pesar del dolor ya sabían en el área de Urgencias, o eso quiero pensar que solo era dolor y que eso no es para tanto. Total el mexicano pobre aguanta. 

Está historia continuará…todavía tiene mi madre cita para ver si le dejan el yeso, o le hacen cirugía.

La salud es una materia muy sensible en México. Ya no se trata de hacer análisis. Se trata de en verdad ayudar. Hasta que las autoridades se atiendan en el Issste, Secretaría de Salud, sin trato “preferencial” sabrán lo que se siente. Pues ojos que no ven corazón que no siente. Y no en el 20 de noviembre o en el Hospital Militar o Marina, si no como cualquier hijo de vecino. Recordemos: El Derecho a la Salud es Universal y está plasmado en nuestra Constitución. Lo han querido privatizar y me pregunto. Quién tiene para pagar 80 mil o más para un servicio de Gastos Médicos Mayores, además plagado de mañas. Que atiende de acuerdo a discreción y letra tan pequeñita que la mayoría no lee. 

Alguien dijo y si se pone de acuerdo el gobierno con el Doctor Simi y hacen hospitales de verdad a muy bajo costo. Ahí nos atendemos muchos pobres, pero no hay especialistas. 

En la iniciativa privada se hacen ricos…bien por ellos. Su trabajo, desvelos, les costo. Claro, pero se formaron en las Instituciones Públicas. Por qué no acordar algo. El destino nos alcanzará. En 2030 una de 6 personas en el mundo tendrá 60 años o más. Se prevé que el número de personas de 80 años o más se triplicará entre 2020 y 2050 en el mundo. Con principal incidencia en Latinoamérica y los países más pobres. Fuente OMS. 

Hacemos comunicación al servicio de la Nación y si así no lo hiciéramos, que el chat nos lo demande.

Salir de la versión móvil